Detén las picaduras

Escrito por DAN staff

Las picaduras de la vida marina no son muy frecuentes, pero lamentablemente son una realidad al explorar el mundo submarino. No importa cuánto lo intentes, no puedes eliminar por completo el riesgo de picaduras de vida marina para ti o para tus alumnos. Conoce cómo reducir el riesgo, tratar las lesiones y mantener a tus alumnos más libres de picaduras y bucear felizmente este año.

1

Meduzas

El nombre “medusa” se refiere a una enorme cantidad de animales marinos pertenecientes al phylum Cnidarian. Mientras que algunas especies, como la medusa Box, pueden causar complicaciones de salud potencialmente mortales con su veneno, la mayoría de las medusas encontradas por los buzos son significativamente menos letales. Las picaduras de medusas generalmente van desde sin dolor, adormecimiento impercatable, hasta reacciones de ardor con ampollas leves o moderadas.

Los alumnos pueden estar demasiado entusiasmados y centrados en las tareas durante sus primeras inmersiones para estar atentos a las medusas, por lo que la protección contra la exposición es importante. Haz que los estudiantes usen trajes de buceo, trajes de neopreno o trajes secos, según corresponda, para proteger la piel. En lugares donde las poblaciones de medusas son prominentes, es posible que sean picados por hebras casi invisibles o tentáculos que se transportan en la corriente. Los trajes de exposición son la mejor opción para la prevención de lesiones en estas áreas.

2

Si te pican, irriga la zona con generosas cantidades de vinagre para evitar futuros envenenamientos, elimina los tentáculos visibles con pinzas o barreras de protección, y lava el área con agua de mar o solución salina. Irrigar con agua dulce puede causar mayor envenenamiento. El uso de analgésicos, medicamentos antiinflamatorios o anestésicos tópicos puede ayudar a aliviar la incomodidad, como también puede sumergir el área en agua caliente o congelar la lesión durante 30 a 90 minutos.

Las reacciones que amenazan la vida son raras, pero son posibles, y se caracterizan por dolor intenso, náuseas, vómitos, dificultad para respirar, espasmos musculares, presión arterial baja, disritmias e insuficiencia cardiovascular. Sigue los procedimientos de atención de emergencia y lleva rápidamente al paciente a atención médica profesional en estos casos.

Coral de fuego

Los corales de fuego son cnidarios marinos coloniales que pueden envenenar a los humanos a través del contacto directo con la piel y causar reacciones ardientes en la piel. El coral a menudo aparece de color amarillo verdoso o pardusco y con frecuencia tiene formaciones filiformes, aunque esto puede variar en función de su entorno. Los buzos pueden evitar lesiones evitando el contacto con el coral de fuego o el uso de protección contra la exposición, como máscaras de buceo o guantes.

3

Las lesiones por coral de fuego generalmente se presentan como una sensación de ardor que puede durar varias horas, seguidas de una erupción que puede durar varios días. La erupción a menudo desaparecerá después de un día o dos, solo para reaparecer varios días o semanas después. Trata las lesiones del coral de fuego enjuagando el área afectada con vinagre y manteniendo el área limpia, seca y aireada. Enrojecimiento y ampollas probablemente se desarrollarán. Permite que la lesión sane por sí misma, no irrigues más el área ni perfores las ampollas.

Las lesiones de los corales de fuego rara vez son graves, pero pueden complicar las heridas abiertas y provocar la muerte del tejido, por lo tanto, asegúrate de buscar atención médica calificada en el caso que tú o un estudiante tengan una erupción en el área de una herida abierta.

Para obtener más información sobre lesiones de vida marina, visita DAN.org/Health

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.