Lidiando con Enfermedad de Descompresión – Reduciendo riesgos y preparándose para respuesta

Escrito por DAN Staff

Explicar la enfermedad de descompresión (DCS) a los alumnos es un equilibrio entre enfatizar lo serio que puede ser DCS, mientras se enfoca en cómo las prácticas de buceo conservadoras ayudan a mantener la tasa de incidencia baja. Del mismo modo, como un profesional de buceo, es necesario equilibrar tu preparación para hacer frente a un incidente de DCS, con un enfoque en la reducción de riesgo para tus alumnos y para ti mismo antes, durante y después de cada buceo.

Reduciendo riesgos

La mayoría de los buceos de entrenamiento probablemente sean conservadores y bien planificados, especialmente para los cursos de nivel básico, por lo tanto, los pasos para reducir la DCS son modelados y practicados por los estudiantes en el agua. Sin embargo, los catalizadores de DCS posteriores al buceo pueden ser tratados menos frecuentemente. La deshidratación, el ejercicio extenuante y el estrés térmico pueden aumentar el riesgo de DCS. Es importante considerar cuánto esfuerzo físico puede ser requerido por los estudiantes para mover el equipo después de una inmersión o caminata fuera de un sitio de buceo. Debido a que los alumnos no son tan conocedores como los buzos experimentados, no comparten las eficiencias relacionadas con la inmersión, como el uso de un carro de mano o bolsa de buceo con ruedas para llevar el equipo. Hay que recordarle a los buzos novatos que necesitan hidratarse y aplicar protector solar o encontrar sombra. Aprender algo nuevo es emocionante, pero también puede ser estresante para los estudiantes de buceo. Parte de la seguridad de buceo es tomar el tiempo para inculcar buenos hábitos para reducir los riesgos.

Prepárate para lo peor

Ya sabes que incluso si haces todo bien, no se puede eliminar completamente el riesgo de DCS. Esto significa que incluso en el buceo de entrenamiento más común en buenas condiciones, debes estar preparado para lo peor. Tener un plan de emergencia que incluya información de contacto para los servicios de emergencia y la ubicación del centro médico más cercano es clave. Además, la preparación de tu respuesta a una lesión por tener el equipo adecuado y oxígeno de emergencia es fundamental. Cuanto más remoto sea el sitio de buceo, más oxígeno necesitarás, junto con una forma fiable de transportar a un buzo lesionado a la atención médica. DAN puede ayudarte a localizar la cámara más cercana y a proporcionar la consulta médica según sea necesario.

Para obtener más información sobre DCS y gestión de riesgos, visita DAN.org/Health

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.